Tesla demandó al Gobierno de Estados Unidos por los aranceles impuestos a China. La guerra comercial entre Donald Trump y el país asiático ha ocasionado pérdidas a diversas empresas que importan materias primas, componentes electrónicos y más, por lo que la compañía de Elon Musk decidió dar un paso decisivo.

De acuerdo con CNBC, Tesla demandó tanto al Gobierno como al Representante de Comercio de EE.UU., Robert Lighthizer. La empresa busca que el Tribunal de Comercio Internacional declare nulos los aranceles de la Lista 3 y Lista 4, dos lotes aprobados en 2018 y 2019, respectivamente, que abarcan diversos productos provenientes de China.

La compañía importa materias primas como grafito artificial, óxido de silicio y anillos de puerta soldados a medida. Estos últimos son pieza esencial de la estructura del vehículo que tiene como función proteger al conductor y pasajeros ante una colisión lateral. Sumado a eso, Tesla también importa componentes que abarcan la pantalla y computadora del Model 3.

Pese a que la oficina del Representante de Comercio de EE.UU. (USTR) les brindó una exención para no pagar por algunos componentes, el gobierno de Donald Trump se negó a hacerlo en piezas esenciales del Autopilot de Tesla. De acuerdo con las autoridades estadounidenses, estos componentes forman parte del programa Made in China 2025, una plan estratégico de China para convertirse en productor de mayor valor.

Los aranceles a China han causado un daño económico a Tesla

Tesla Model 3 en rojo
Tesla Model 3 | Tesla.

Según la empresa de Elon Musk, el aumento de aranceles causa un daño económico a Tesla a través del aumento de costos y el impacto en la rentabilidad. La negativa del gobierno a otorgar una exención en las piezas del Model 3 pone en serios aprietos a Tesla, puesto que este material es importante y no es posible encontrar a otro fabricante que pueda producirlos.

Tesla no solo busca nulificar la estrategia de Trump para imponer aranceles de hasta el 25%, sino que el Gobierno les reembolse todo lo que ya pagaron, incluyendo intereses. Tesla dice que la imposición de derechos de la Lista 3 y Lista 4 fue «arbitraria y caprichosa» porque no se consideraron factores relevantes al tomar la decisión.

La demanda interpuesta por Tesla abarca al Gobierno de EE.UU., el Representante de Comercio, Robert Lighthizer, y el comisionado interino de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, Mark Morgan. Los abogados declararon también que la USTR no logró establecer una conexión racional entre los hechos encontrados y las decisiones tomadas.